En la mesa reprimen las ganas de ponerse a bailar