Mariana en una pausa en su intervención