El publico asistente casi llenó el auditorio de Amics de la Unesco